uno

“(…) Como en el judo, el contrincante es y no es un contrincante, el que avanza en el camino del judo lucha contra un adversario porque sabe que la vida es lucha, pero el fin no es vencer a ese adversario, no hay fin, es un eterno proceso, en algún ciclo será vencer y en otro ser vencido por el otro, o por uno mismo, porque el adversario es uno mismo, y cuando tratamos de descolocarlo aplicando nuestra enerva en alguna parte de su cuerpo, somos conscientes de que nuestra enerva existe gracias a su energía aplicada en sentido contrario a la nuestra, y que cuando uno de los dos sale proyectado en el aire, proyectar, proyectarse o ser proyectado resulta una misma cosa.”

{ Dalmiro Sáenz, escritor argentino }

Anuncios

Escriba una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s